Esta modelo lleva un corsé 23 HORAS AL DÍA para intentar tener una cintura de 50 centímetros

Esta modelo lleva un corsé 23 HORAS AL DÍA para intentar tener una cintura de 50 centímetros

Aleira Avendaro dice que el dolor vale la pena, ya que desafía las órdenes del médico para lograr tener un tamaño extremo de cintura para ser considerada “sexy”.

La modelo ha estado usando un corsé para contraer su cintura durante los últimos seis años, e incluso se refiere a ese corsé como su segunda piel. A pesar de las advertencias de los médicos de que el corsé plantea riesgos graves para su salud, Aleira continúa llamando la atención con su forma extrema.

Aleira, desde Caracas, Venezuela, dijo: “Estoy completamente obsesionada con cinturones y corsés. Incluso duermo con ellos. Me encanta la sensación de presión y sólo me los quito durante una hora al día para descansar y para lavarme“.

Esta modelo lleva un corsé 23 HORAS AL DÍA para intentar tener una cintura de 50 centímetros

La modelo de 25 años de edad, comenzó a reducir su cintura cuando era adolescente y ahora con sus implantes de pechos consigue que la miren donde quiera que va.

Aleira dijo: “La gente deja lo que están haciendo y miran. Donde quiera que voy llamo la atención. La gente me grita por la calle. No pueden creer que esta figura sea real. Llevar un corsé de forma continua me llevó algún tiempo hasta que me acostumbré. Al principio fue terrible e incómodo. Pero después se convirtió en una necesidad y cuando no lo uso siento que me pica la piel. Pero no tengo dolor – es más bien placer, me gusta la presión“.

Además des esfuerzo para tener así su cintura, Aleira trata de mantener su figura de “reloj de arena” comiendo bien y cuidando su dieta.

Ella añadió: “Sólo como porciones muy pequeñas, principalmente claras de huevo, piña, un montón de fruta y un poco de carne – Tengo una dieta muy equilibrada. Además hago abdominales, pesas y todo lo que pueda para mantenerme en forma“.

Pero el régimen del estricto corsé y una vida sana parecen que quedan lejos con el intento de tener un cuerpo como de dibujos animados.

Esta modelo lleva un corsé 23 HORAS AL DÍA para intentar tener una cintura de 50 centímetros

Aleira añadió: “Tengo que admitir que he tenido alguna cirugía. He modificado mi nariz y mis pechos tres veces, también tengo implantes de glúteos y algunas liposucciones“.

Como era de esperar, trata tanto de que la adulen que también recibe muchas críticas cada vez que sale a la calle. Incluso la comparan con un “extraterrestre”.

Aleira: “Dicen que me he hecho demasiada cirugía, que no tengo costillas y que soy un hombre. Es totalmente falso. Hay personas que incluso dicen que soy un extraterrestre o un transexual“.

Pero ella considera que llevar un corsé durante 23 horas al día es un pequeño precio que hay que pagar por la felicidad que le trae. Y agregó: “Esto es lo mejor que me ha pasado. Me gustaría ser conocida por mi cintura, no por tener la cintura más estrecha del mundo, sino más bien por mi cintura y mi cuerpo entero. Eso sería una de mis ambiciones, ser muy conocida por la forma de mi cuerpo. Aparte de tener una cintura pequeña también quiero ser considerada sexy“.

Pero el médico de Aleira teme que su régimen estricto pueda conducirla a complicaciones más adelante en su vida. El doctor Andrés Ruiz, dijo: “En mi opinión como médico debe dejar esto de inmediato. Gracias a Dios que no sufrido ningún daño hasta ahora, pero debe parar antes de que sea demasiado tarde.“.

(Recuerda que para ver este vídeo tienes que tener desactivada la opción Safe Search de Google).

Fuente: Mirror

¿Te ha gustado?




¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!