Simon se da la vuelta en mitad de una audición, nunca esperó mirar hacia arriba y ver ESTO

Simon se da la vuelta en mitad de una audición, nunca esperó mirar hacia arriba y ver ESTO

El pianista Nicholas Bryant es, en un primer momento, tímido y modesto. Durante el día, trabaja para una consultoría de fondos de inversión, pero lo que realmente quiere hacer es dedicarse a su música. Nicholas nunca ha llegado a tocar el piano en público, por lo que cuando entró en el escenario del concurso televisivo de Britain’s Got Talent para llevar a cabo su primera actuación delante de extraños estaba muy nervioso. “El escenario es tuyo“, le dice Simon. Y el muchacho, es lo que hace. Tanto, que incluso tiene una sorpresa bajo la manga…

Nicholas empieza a interpretar la magnífica “Do not Stop Me Now” de Queen. Pero a los pocos segundos y saliendo de la nada, un violista se une a él en el escenario. Y luego, entre los asientos del público comienza a sonar una sección de metales. ¡Y luego más y más instrumentos se unen! ¡Es un flashmob, y los jueces no lo vieron venir!

La actuación en su totalidad es sencillamente espectacular y sorprendente, pero mi parte favorita aparece en el minuto 2:37, cuando un gran coro se pone de pie en el balcón y comienzan a cantar. Simon y el resto de los jueces no tienen más remedio que darse la vuelta en sus sillas, escuchando y observando con asombro cómo la actuación se va desarrollando y se va haciendo cada vez mejor. Y ahora, simplemente disfruta…

¡COMPARTE esta maravillosa audición de Nicholas con tus amigos en Facebook!

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!