Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

Una madre llamada Emma fue recientemente de compras a Tesco, una tienda de comestibles en Norfolk, Inglaterra.

Cuando Emma fue con su compra hasta una caja donde no había nadie esperando en la cola empezó a colocar sus productos en la cinta transportadora.




El chico de la caja me dijo hola y comenzó a escanear mis artículos pero no estaba poniéndolos sobre la cinta el otro extremo, por lo que los artículos no se metían en las bolsas“, dijo. “Se puede imaginar el montón de cosas que me esperaba cuando fui a ir a empacar.

Emma dice que el cajero, Rob, en repetidas ocasiones omitió las bolsas de compra y aplastó su barra de pan.

Sobre su comportamiento y desde su propio conocimiento, Emma podía decir que Rob tenía autismo.

Cuando Emma volvió a casa, entró a Facebook y escribió sobre su experiencia en el perfil público de Tesco. De esta manera, todo el mundo de la compañía de Rob lo sabría, incluyendo su jefe.

Pero tranquilo, esta no es la típica crítica negativa que muchas personas podrían esperar encontrar.




Emma espera que esta historia recuerde a la gente a ser paciente con los demás y a no ser tan rápidos en juzgarlos …

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

Quiero hablar sobre mi experiencia en su tienda hoy.

Cuando llegué a la caja con mi gran carro lleno de compra no había cola, así que empecé a poner mis artículos directamente sobre la cinta transportadora “.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook




El chico de la caja me dijo hola y comenzó a escanear mis artículos pero no los puso sobre la cinta del otro extremo.

Puedes imaginar el montón de cosas que me esperaban cuando fui a ir a empacar “.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

Cuando le dije que quería 5 bolsas para meter la compra, se lo tuve que repetir dos veces más antes de que me las entregara.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

El chico realmente no me habló, y aplastó mi pan cuando lo escaneaba, pero esperó con paciencia mientras se tomaba su tiempo, sobre todo cuando trataba de escanear artículos incómodos.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

En el momento en que fui a pagar ya tenía resuelto los problemas, por lo que conté mi dinero con él, lo cual es obvio que contó y después contó mi cambio dos veces.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

En cada momento estuvo simplemente perfecto.

Le pregunté cómo se encontraba en el trabajo y charlamos un poco sobre su experiencia en Tesco y la forma en que le habían dado una oportunidad que muchas otras personas no tenían “.

Este es ​​Ethan, el hijo de 12 años de Emma. Ethan tiene el síndrome de Asperger, que está en el espectro del autismo.

Un cajero discapacitado aplasta el pan de un cliente, entonces ella escribe a su jefe en Facebook

Ver que ese tipo era autista, como madre de un niño autista de 12 años hace que mi corazón sonría. El cambio de actitud ha llegado a los empleadores, que como usted, realmente ofrecen igualdad de oportunidades y eso es un cambio de vida para las personas.

Así que gracias Tesco, fue un placer ir de compras contigo hoy “.

Emma espera mostrar a los empresarios que la discapacidad no debe ser una barrera para el empleo. Toda persona tiene habilidades que ofrecer. ¡Por favor comparte con tus amigos!

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!