Conozca la historia de Carl Panzram, el asesino en serie MÁS SÁDICO de la historia


publicidad

Conozca la historia de Carl Panzram, el asesino en serie MÁS SÁDICO de la historia

Carl Panzram – un hombre tatuado, de 1,82 metros de altura y con unos fríos ojos grises – en 1920 era polizón en un barco con destino a Angola para trabajar como marino mercante. Después de llegar a Lobito Bay, contrató a media docena de guías locales para una expedición de caza de cocodrilos. Pero Panzram tenía otra presa en su mente. A medida que su canoa seguía su camino por el río, disparó a cada miembro de su tripulación antes de que alimentara con sus cadáveres a los cocodrilos hambrientos que estaban al acecho.




Ese fue sólo uno de sus muchos crímenes, incluyendo 21 asesinatos y más de 1.000 violaciones de niños y jóvenes, que Panzram admitió haber cometido. A diferencia de los asesinos en serie con encanto y astutos como Ted Bundy o Rodney Alcala, Panzram era brutalmente honesto. “Por todas estas cosas, no siento nada“, decía en su autobiografía, escrita desde su celda en la prisión. “Odio a toda la condenada raza humana, incluido yo mismo.

Pero, ¿podría realmente ser tan malo? Sí, al menos según los expertos que lo han estudiado y han encontrado que las raíces de su mal podrían remontarse a su infancia. Nacido en 1891 en una familia pobre agrícola en Minnesota, el padre de Panzram abandonó a su familia cuando tenía unos 8 años de edad. Poco después, Panzram llegó a un reformatorio llamado Red Wing por una serie de robos. Red Wing educó a Panzram en el sadismo, al castigarlo con palizas y violaciones, lo que le llevó a darse cuenta: “El mundo es esta mierda, y yo voy a ir por el mundo y causar estragos en él“, dijo Harold Schechter, un escritor especializado en crímenes verdaderos de asesinos en serie.

“Date prisa y sube, bastardo!” dijo burlándose de su verdugo. “¡Podría matar a 10 hombres mientras tú sigues ahí!”

Después de graduarse, pasó años durmiendo en trenes de carga. Durante un paseo en un vagón de carga, fue violado por transeúntes – dejándolo como “un niño triste, enfermo, pero más sabio“, escribió Panzram. En 1915, viajó a través de Idaho, California y otros estados a lo largo del río Columbia, quemando y robando en edificios y violando a innumerables hombres y niños de corta edad. Durante la misma época, Panzram fue sentenciado a siete años en la Penitenciaría del Estado de Oregon por robo. Para castigar su indisciplina, los guardias lo colgaron de vigas durante horas, le echaron agua con una manguera, y lo mantuvieron en régimen de aislamiento durante semanas, dejándolo que se alimentara de cucarachas.

Poco tiempo después de escapar en 1918, Panzram cometió sus primeros asesinatos. En Nueva York, contrató a 10 marineros para trabajar en una embarcación comprada con la generosidad de un robo, les ayudó a conciliar el sueño con alcohol y los mató a tiros – a todos ellos. Poco después, se embarcó rumbo a Angola, pero antes violó y mató a un niño antes de la expedición de caza de cocodrilos. Un año más tarde, se escondió en un barco con destino a Lisboa, sólo para descubrir que la policía lo estaba buscando, conscientes de sus crímenes en África. Así que, poco después, viajó de polizón en un barco a los EE.UU.

En 1928, Panzram fue arrestado por una serie de robos y encarcelado en Washington. Después de que el director de la prisión se enterara de que había tratado de escapar, los guardias lo esposaron y lo suspendieron de una viga, donde lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Sintiendo lástima por Panzram, de 26 años de edad, un guardia de la prisión llamado Henry Lesser le entregó un dólar para comprar comida y cigarrillos. “Nadie había sido amable con él en toda su vida“, dijo John Borowski, quien dirigió el documental de 2012 “Carl Panzram: un espíritu de odio y venganza”. Con el tiempo, los dos se hicieron amigos. Cada día, Lesser le deslizaba un lápiz y unas cuantas hojas de papel, convenciéndolo para que escribiera la historia de su vida.




Panzram fue condenado a 25 años en la United States Penitentiary de Leavenworth en Kansas. Allí, aplastó el cráneo de Robert Warnke, capataz de la lavandería, con una barra de hierro. Tras el incidente fue traslado al corredor de la muerte y negó la ayuda de grupos de derechos humanos para evitar la horca. Después de años de abusos, “está era su forma de suicidarse”, dijo Borowski. Panzram consiguió la muerte que anhelaba en septiembre de 1930. “¡Date prisa, bastardo!“, dijo al verdugo. “Rabia personificada“, como se refirió a sí mismo hasta el final. ““¡Podría matar a 10 hombres mientras tú sigues ahí!”

Lesser mantuvo los escritos de Panzram. Los editores no estaban cómodos con el manuscrito gráfico hasta 1970, cuando fue publicado como Killer: A Journal of Murder. “El tipo era realmente un escritor increíble“, dijo Joe Coleman, que realizó la cubierta para el libro, y que estaba “impresionado por la inteligencia y las cosas que Panzram podría haber sido capaz de hacer.”

Más allá de ayudar a los criminólogos a entender mejor la mente de asesinos como Panzram, Borowski dijo que la autobiografía sirve como una lección – que todavía tiene relevancia en medio de informes recientes de abusos a presos en la isla de Rikers y otras prisiones. “Se trata de enseñar a nuestras futuras generaciones a no crear más monstruos como él“, dijo, y agregó que Panzram, “por encima de cualquier otro, debe ser escuchado“.

Para saber más sobre Carl Panzram puede comprar este libro.




Fuente: OZY

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)