La última carta de un abuelo a sus nietos nos da unas lecciones de vida para todos

La última carta de un abuelo a sus nietos nos da unas lecciones de vida para todos

El 3 de septiembre de 2012, James K. Flanagan de West Long Branch, Nueva Jersey (Estados Unidos), murió inesperadamente de un ataque al corazón. Había escrito esta carta a sus cinco nietos sólo unos meses antes. Fue reimpresa en The Huffington Post:




Estimados Ryan, Conor, Brendan, Charlie y Mary Catherine,

Mi prudente y reflexiva hija Rachel me instó a escribir algunos consejos para vosotros, las cosas importantes que he aprendido acerca de la vida. Comienzo a escribir esto el 8 de abril de 2012, la víspera de mi 72 cumpleaños.

1. Cada uno de vosotros es un regalo maravilloso de Dios, tanto para tu familia como para el resto del mundo. Recuérdalo siempre, sobre todo cuando los vientos fríos de la duda y el desánimo caígan sobre tu vida.

2. No temas… a nadie ni a nada cuando se trate de vivir tu vida más plenamente. Persigue tus esperanzas y tus sueños sin importar cuán difíciles o “diferentes” puedan parecer a los demás. Muchas personas no hacen lo que quieren o deben hacer, porque se imaginan lo que otros pueden pensar o decir. Recuerda; si ellos no te dan el caldo de pollo cuando estás enfermo o están junto a ti cuando tienes problemas, es que ellos no importan. Evita a esos pesimistas de alma amargada que escuchan tus sueños y luego dicen: “Sí, pero ¿qué pasaría si…” ¡Al diablo con “qué pasaría si…”! ¡Hazlo! La peor cosa en la vida es mirar hacia atrás y decir: “Me gustaría tener; Podría tener; Debería tener”. Arriésgate, comete errores.

3. Todo el mundo es tan sólo una simple persona. Algunas personas pueden usar sombreros de fantasía o tener grandes títulos o (temporalmente) tener poder y querer que pienses que ellos están por encima del resto. No les creas. Tienen las mismas dudas, temores y esperanzas; comen, beben, duermen, y se tiran pedos como todos los demás. Cuestiona la autoridad, pero se prudente y cuidadoso siempre de la forma en que lo hagas.




4. Haz una lista vital de todas aquellas cosas que quieres hacer: viajar a lugares; aprender un oficio; dominar un idioma; conocer a alguien especial. La lista tiene que ser larga. Haz algunas cosas de esa lista cada año. No digas “lo haré mañana” (o el mes que viene o el próximo año). Esa es la manera más segura de dejar de hacer algo. ¿Y si no hubiera mañana? ¿Y si no hay un momento “oportuno” para hacer algo? El momento es ahora.

5. Practica el proverbio irlandés: Mol an óige agus tiocfaidh sí; “Alaba a los jóvenes y florecerán“.

6. Se amable y ayuda a la gente – especialmente a los débiles, los cobardes y los niños. Todo el mundo lleva a una pena especial, y necesitan nuestra compasión.

7. No te unas a las fuerzas armadas o a otra organización que te entrene para matar. La guerra es mala. Todas las guerras son iniciadas por viejos que fuerzan o engañan a los jóvenes a odiarse y matarse unos a otros. Los ancianos sobreviven, y, del mismo modo que comenzaron la guerra con la pluma y el papel, terminarán de la misma manera. Pero muchas personas buenas e inocentes morirán. Si las guerras son tan buenas y nobles, ¿por qué no los líderes que inician las guerras no son los primeros en luchar?

8. Lee libros, tantos como puedas. Son una excelente fuente de placer, sabiduría e inspiración. No necesitan baterías ni conexiones, y pueden ir a cualquier parte.




9. Se veraz.

10. Viaja: Siempre, pero sobre todo cuando seas joven. No esperes a tener “suficiente” dinero o hasta que todo esté “a la perfección”. Eso nunca sucede. Ten actualizado tu pasaporte.

11. Escoje tu trabajo o profesión porque te gusta hacerlo. Por supuesto, siempre habrá algo que no te guste de él, pero un trabajo debe ser una alegría. Ten cuidado de escoger un trabajo sólo por el dinero – eso dañará tu alma.

12. No grites. Nunca funciona, y te dolerá a ti mismo y a los demás. Cada vez que he gritado, he fallado.

13. Mantén siempre las promesas a los niños. No digas “ya veremos” cuando quieres decir “no”: Los niños esperan la verdad; díselo con amor y bondad.

14. Nunca le digas a alguien que lo quieres cuando no es verdad.

15. Vive en armonía con la naturaleza: sal al aire libre, al bosque, a las montañas, al mar, al desierto. Es importante para tu alma.

16. Visita Irlanda. Es el lugar donde nació el alma de nuestra familia – especialmente el Oeste: Roscommon, Clare, y Kerry.

17. Abraza a la gente que quieres. Diles lo mucho que significan para ti ahora; no esperes a que sea demasiado tarde.

18. Se agradecido. Hay un dicho irlandés que dice: “Este es un día en nuestras vidas, y no volverá de nuevo“. Vive todos los días con esto en mente.

En su obituario escribieron: “Fue orgullosamente liberal y luchó inflexiblemente por los desválidos. Fue un consumado autor, poeta, narrador y seanchai (contador de cuentos e historias de Irlanda); se deleitaba relatando la alegría de crecer católico en la ciudad de Jersey y sus aventuras en las montañas Adirondack y en la costa occidental de Irlanda. Su amor más grande era pasar tiempo con su familia, la mayoría de ese tiempo con sus cinco nietos “Ryan (11); Conor (10); Brendan (9); Charles (8); y Mary Catherine (5).

Por lo que he leído sobre el Sr. James Flanagan, él vivió como dicen estas palabras. Él todavía es muy querido y extrañado por sus familiares, amigos y estudiantes.

Fuente: LifeBuzz

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)