Impresionantes fotos de fetos muestran otra razón para NO FUMAR NUNCA durante el embarazo

Fumar cigarrillos es un conocido peligro para la salud, y un absoluto NO FUMAR cuando se está embarazada. ¿No crees en la evidencia científica? Pues aquí tienes algunas pruebas fotográficas.

A continuación se presentan una serie de ecografías en 4-D de dos fetos diferentes. La fila superior muestra un feto cuya madre está fumando. La fila inferior muestra el feto de una madre que no fuma.


Los investigadores encontraron que los fetos cuyas madres eran fumadoras mostraban una tasa significativamente mayor de movimientos de la boca frente a la tasa normal de movimientos que se esperan de un feto durante el embarazo.

Aquí vemos un primer plano del feto expuesto al humo del cigarrillo. No somos científicos, pero nos parece seguro que está haciendo una mueca y frotándose los ojos. Algo así como lo que hacemos cuando alguien nos echa el humo de un cigarrillo en la cara.


Los investigadores sugirieron que la razón de esto podría ser que el sistema nervioso central fetal, que controla los movimientos en general y los movimientos faciales en particular, no se desarrolló a la misma velocidad y de la misma manera en los fetos de las madres que no fumaron durante el embarazo.

Sin embargo, el feto de no fumadoras es así, como si durmiera una siesta. Como si no hubiera ninguna preocupación en el mundo.


La tecnología hace que ahora podemos ver lo que antes estaba oculto, revelando cómo el fumar afecta al desarrollo del feto de formas que no sabíamos. Esta es una prueba más de los efectos negativos del consumo de tabaco en el embarazo“, dijo el profesor Brian Francis, de la Universidad de Lancaster. Estudios anteriores también han informado de un retraso en la capacidad de procesamiento del habla en los niños expuestos al tabaquismo durante el embarazo.

Nuestros resultados coinciden con otros en que el estrés y la depresión tienen un impacto significativo en los movimientos fetales, y necesitan ser controlados. Estos resultados apuntan al hecho de que la exposición a la nicotina en sí tiene un efecto sobre el desarrollo fetal por encima de los efectos del estrés y la depresión“, dijo el autor principal Dr. Nadja Reissland de la Universidad de Durham.

Los investigadores destacaron que su investigación ha sido un estudio piloto y que se necesitan estudios más amplios para confirmar y además entender la relación entre el tabaquismo materno, el estrés, la depresión y el desarrollo fetal. Agregaron que los estudios futuros también deben tener en cuenta los comportamientos de fumar de los padres.

Pero vamos, ¿realmente se necesitan más pruebas?

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!