Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

Durante siglos, la gente ha sabido que el mercurio es un elemento venenoso. Pero sólo en los últimos años hemos visto el impacto que el envenenamiento por mercurio puede tener sobre los seres humanos. Cuando se inhala o se ingiere, el mercurio ataca brutalmente el sistema nervioso.

La exposición a grandes cantidades durante un largo período de tiempo puede causar daños cerebrales irreparables, y finalmente, el temido resultado de la muerte. En el siglo XX, la ciudad industrial de Minamata, Japón, fue devastada por el envenenamiento por mercurio.

A partir de 1956, las personas que sufrían una extraña enfermedad comenzaron a llegar a los hospitales locales.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

Los doctores compararon sus síntomas a los asociados con la epilepsia.

Pero los médicos no tenían idea de qué hacer con esta enfermedad, por lo que se ponían a los pacientes en cuarentena.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

A pesar de los esfuerzos, los individuos afectados tardaban en aparecer. En ese momento el gobierno local ordenó una investigación de la llamada “enfermedad de Minamata“.

Después de una intensa ronda de pruebas, se llegó finalmente a la conclusión de que la causa de la enfermedad de Minamata era en realidad un envenenamiento extremo por mercurio.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

La fábrica de productos químicos de Chisso Corporation fue entonces el centro de atención.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

Otras investigaciones concluyeron que el mercurio estaba siendo depositado por la Chisso Corporation en la bahía de Minamata. La química estaba siendo absorbida por los peces y mariscos de la bahía, que luego eran comidos por los lugareños.

A pesar de esta sorprendente revelación, la empresa siguió volcando aguas residuales con mercurio hasta 1968.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

En 2001, se estimó que al menos 2.100 personas se vieron afectadas por la enfermedad. La mitad de las cuales murieron.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

En 2004, la Chisso Corporation pagó 86 millones de dólares para compensar a las víctimas.

Los médicos pensaban que tenían un caso extremo de epilepsia, pero era algo MUCHO PEOR

Ese mismo año, el gobierno ordenó a la compañía a que limpiara la bahía de Minamata. Si usted visita Minamata hoy, encontrará varios sitios conmemorativos que rinden tributo a las víctimas de esta enfermedad.

Si quiere ver algunas imágenes perturbadoras del impacto de esta enfermedad, vea el vídeo a continuación:

Es absolutamente aterrador. Pero lo peor es saber que la Corporación Chisso sabía exactamente lo que estaba haciendo, y seguía haciéndolo. Esa es la definición de la locura.

Fuente: Viralnova
Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!