ESTO TIENE QUE ACABAR. El terrible festival de carne de perro de Yulin

ESTO TIENE QUE ACABAR. El terrible festival de carne de perro de Yulin

Una multitud de personas es rodeada por un grupo de activistas de derechos de los animales que protestan en el mercado de mayor actividad de la ciudad. Es la víspera del festival anual de carne de perro de Yulin (China), una tradición que se remonta desde hace generaciones para celebrar el solsticio de verano.

Hay argumentos opuestos entre los que viven en la ciudad y las personas que condenan la tradición. “¿No comes carne de res? Si dejas de comer carne, entonces dejaremos de comer carne de perro“, grita un hombre frustrado por el intenso escrutinio de los medios en el mercado de Dong Kou, donde una gran variedad de aves, serpientes, gatos y ganado se vende como comida fresca todos los días.

Decenas de periodistas, cineastas y fotógrafos han llegado a la ciudad en el sureste de la provincia de Guangxi en China para documentar un evento que se encuentra en el centro de una batalla entre una tradición profundamente arraigada y la invasión del mundo moderno. Los activistas dicen que los perros son parte de la dieta diaria aquí, con un estimación de 10.000 perros muertos solo durante el festival.

Pregunte a alguien del lugar cuando comenzó la tradición de comer carne de perro y probablemente se encontrará con una expresión atónita, es como preguntar a alguien cuando la gente empezó a comer carne. Para muchos de la ciudad, comer carne de perro es un hábito difícil de romper, a pesar del cambio de actitud sobre el tratamiento de los animales en China.

Otro hombre en el mercado critica la atención de los medios para aumentar el precio de la carne de perro, que se ha duplicado desde 2011 y ahora está entre 5 y 6 euros el kilo.

En un puesto del mercado, una carnicera coloca un perro destripado y pelado y utiliza un soplete para cocinar un manjar conocido por los lugareños como “carne de perro con piel crujiente”. Le dice a CNN que lleva en el negocio más de 10 años.

Esta es nuestra tradición y estamos acostumbrados a comer perro. Es nuestra cultura y no vamos a cambiar… ¡Es sabroso! Pero no vamos a matar a nuestra mascota“, dice, refiriéndose a su propio perro que está acurrucado al otro lado de la tienda. Su perro mete la cabeza debajo de un congelador, protegiéndose los ojos de los cadáveres de perros y gatos que cuelgan de ganchos.

Carteles por todo el mercado adornados con imágenes de labradores y golden retrievers anuncian carne de perro de primera calidad a la venta, a pesar de las nuevas regulaciones gubernamentales que restringen esta práctica.

Du Yufeng, un activista de derechos de los animales de Sichuan de 58 años de edad del suroeste de China, tiene como misión la de detener el consumo de carne de perro en toda China. Su protesta en 2011 acabó con éxito el festival de carne de perro en Jinhua, en la provincia de Zhejiang, ahora ha puesto su atención en Yulin. Es su cuarto año en protesta en el festival, y lo seguirá haciendo mientras que la carne de perro siga siendo una atracción turística para la ciudad. Du siente que cada vez hay más conciencia de los derechos de los animales en esta ciudad de seis millones de personas.

Siento que la conciencia pública está mejorando. La primera vez que vino aquí en 2011 todo lo que se podía oír eran a los perros aullando en cuanto se entraba en la ciudad“, dice Du, mientras libera a un perro negro que rescató esa mañana.

El cambio más grande es que la palabra “perro “en los letreros de las calles tiene que ser cubierta. Esto significa que el gobierno ha tomado conciencia de que esto tiene que ser cancelado. Muchas personas también se dan cuenta de que el consumo de perro no es una cosa honorable“, añade Du.

Du es una de los más de 20 voluntarios que han llegado a la ciudad para boicotear el festival. Muchos han gastado sus ahorros de toda la vida para rescatar a animales abandonados y enfermos. Pero cancelar el festival anual de Yulin es ahora su principal objetivo.

Otra activista, Zhao Yangsu, dijo que este es su primer año de protesta contra el festival de carne de perro de Yulin. Tiene 59 años de edad y dice que ha gastado su dinero de la jubilación, más o menos 1.000 euros, para salvar a los perros. Ella y otro voluntario operan desde un refugio improvisado en la esquina de una calle en Yulin, a sólo unos metros de donde se negocia con perros vivos diariamente.

A pesar de que ha venido aquí para luchar por los derechos de estos animales, es pesimista sobre cualquier tipo de cambio importante en este lugar.

No tengo ninguna esperanza de que estas personas vayan a cambiar y nuestra capacidad para hacer que cambien no es lo suficientemente significativa“, dice Zhao. “Tenemos que ir a través del gobierno de crear algunas leyes para proteger a estos animales, pero no hay leyes y nuestra capacidad para hacer algo es insignificante“.

Yang Yuhua, un trabajador del acero retirado de 64 años de edad, también ha gastado todos sus ahorros en proteger perros y gatos callejeros en Chongqing, y ahora dice que ni siquiera tiene dinero para recargar su teléfono. Yang estaba acunando a un cachorro muerto cuando CNN llegó al improvisado refugio. Dice que el cachorro nació después de haber rescatado a una perra embarazada. Casi todos los perros parecían heridos, desfigurados y enfermos.

Lo que más necesitamos ahora son medicinas, pero es lo más caro“, dice Yang mientras se pone a llorar. Muchos de los perros a su cuidado tienen una desesperada necesidad de antibióticos para combatir infecciones, pero los voluntarios no saben dónde encontrarlos en la ciudad.

Juntos, los activistas dicen que han salvado a más de 400 perros este año solo en Yulin – sin embargo, este número será eclipsado por el número de animales que puedan ser sacrificados para la comida en el festival. Al preguntarle por la diferencia entre comer carne de res o de cerdo de comer carne de perro, la respuesta de Du Yunfeng es inequívoca.

No se puede decir categóricamente que todos los animales deben ser comidos o no comidos“, dice. “Cada animal tiene su propio valor y el valor de por ejemplo, los animales herbívoros es el de destinarlos a ser suministro a los seres humanos, pero estos animales de compañía, como perros y gatos, tienen el propósito de contribuir a los humanos de otra forma: como perros de vigilancia o para detectar drogas. Así que el consumo de estos animales en comparación con el comer carne de cerdo y el cordero son cosas diferentes. Su valor no es el mismo“.

Aquí puedes ver dos vídeos (el documental está dividido en dos) sobre este festival. AVISAMOS que aparecen imágenes MUY DURAS.

(Recuerda que para ver estos vídeos tienes que tener desactivada la opción Safe Search de Google).
Parte 1/2

Parte 2/2

Artículo original de Connie Young para CNN.

Fuente: CNN

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!