Adoptó un perro maltratado. Ahora observa lo que sucede cuando le dicen que ELIJA su juguete

Hace muchos años, la golden retriever Roo, sufrió un dolor que ningún animal debe experimentar nunca. Ella tenía un peso inferior al normal, estaba llena de garrapatas, tenía las orejas ensangrentadas, y mostraba otras muchas señales de grave negligencia. Lo peor de todo fue cuando Roo fue finalmente rescatada, estaba aterrorizada por cada pequeña cosa que veía o pasaba a su alrededor.

Este fuerte temor hizo que sus rescatadores colocaran a Roo en un refugio que tenía un gran índice de sacrificios. A juicio de los rescatadores, ella estaba demasiado dañada emocionalmente y no tendría ninguna posibilidad de ser adoptada.

Fue entonces cuando un trabajador del refugio decidió llamar a Brian Beker. Cuando Brian escuchó la historia de Roo, inmediatamente decidió llevarla. Fue una suerte, porque Roo probablemente hubiera sido sacrificada ese mismodía.

Cuando Brian finalmente llevo a Roo a su casa, todo lo que hizo fue esconderse detrás del inodoro por el miedo. Era una señal de tragedia pero Brian estaba dispuesto a ayudar a Roo a superar sus miedos. Después de varios meses de trabajar con ella, Brian consiguió precisamente eso.

En el vídeo que se puede ver a continuación, vas a ver lo que sucedió cuando Brian llevo a Roo a la tienda de mascotas. Quería que la propia perrita escogiera su juguete… Es un momento que destaca realmente por la belleza, la inteligencia y la genialidad de una perra al que casi todo el mundo estaba dispuesto a renunciar.

Compruébalo tú mismo a continuación.

Fuente: Rosey News

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!