Frases (y reglas) que pueden marcar tu vida. Espero ser así como cuando sea mayor

Espero ser así como cuando sea mayor

Jeanne Louise Calment ha sido la persona que ha tenido la vida más larga confirmada y registrada: 122 años y 164 días. Parece ser que el destino aprobó notablemente la manera en que la señora Calment vivió su vida.

Jeanne nació en Arles, Francia, el 21 de febrero de 1875. Cuando la Torre Eiffel fue construida, tenía 14 años de edad. Fue en ese momento en el que conoció a Vincent van Gogh. “Estaba sucio, mal vestido y era desagradable“, recordó en una entrevista concedida en 1988.




Cuando tenía 85 años, recibía clases de esgrima, y ​​todavía montaba en su bicicleta cuando llegó a los 100. Cuando Jeanne alcanzó la edad de 114 años, actuó en una película sobre su vida; a los 115 tuvo una operación en la cadera, y a los 117 dejó de fumar (después de haber comenzado a fumar a la edad de 21 años, en 1896). Pero al parecer, no dejó de fumar por razones de salud, sino porque no le gustaba tener que pedir a alguien que la ayudara a encender un cigarrillo, una vez que había llegado a estar casi ciega.

En 1965, Jeanne tenía 90 años y no tenía herederos. Entonces firmó un acuerdo para vender su apartamento a un abogado de 47 años de edad llamado André-François Raffray. Estuvo de acuerdo en pagarle una suma mensual de 2.500 francos con la condición de que él heredaría su apartamento después de su muerte. Sin embargo, Raffray no sólo terminó pagando a Jeanne durante 30 años, sino que murió antes que ella a la edad de 77. Su viuda estuvo legalmente obligada a seguir pagando a la señora Calment.

Hasta el final de sus días, Jeanne no tuvo ninguna pérdida importante de sus facultades mentales. Cuando se le preguntó en su 120 cumpleaños, por el tipo de futuro que esperaba tener, ella respondió: “muy corto”.

El gran sentido del humor ha sido fue constante en la vida de esta señora.

Estas son algunas de las frases (y reglas) que han marcado la vida de Jeanne Calment:

  • Ser joven es un estado de ánimo, no depende del cuerpo de uno. En realidad soy todavía una niña, sólo que no he tenido un buen aspecto durante los últimos 70 años.
  • Sólo tengo una arruga, y estoy sentada sobre ella.
  • Todos los bebés son preciosos.
  • He sido olvidada por nuestro buen señor.
  • Estoy enamorada del vino.
  • Sonreír siempre. Así es como explico mi larga vida.
  • Si no puedes cambiar algo, no te preocupes por ello.
  • Tengo un gran deseo de vivir y un gran apetito, especialmente para los dulces.
  • Nunca me pongo máscara; me río hasta llorar demasiado a menudo.
  • Veo mal, escucho mal, y me siento mal, pero todo está bien.
  • Creo que me voy a morir de la risa.
  • Tengo piernas de hierro, pero a decir verdad, están empezando a oxidarse un poco.
  • Disfruté del placer cuando pude. Actué de forma clara y moral y sin pesar. Soy muy afortunada.
  • (Al final de una entrevista, en respuesta a un periodista que le dijo que esperaba que se reunieran de nuevo al año siguiente): “¿Por qué no? Usted no es tan viejo, todavía estará aquí.




Fuente: Bright Side

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!