Este lago encierra algo mucho más peligroso que unos tiburones

Este lago encierra algo mucho más peligroso que unos tiburones

Una gigantesca nube de dióxido de carbono burbujeaba del lago Nyos, en el noroeste de Camerún cerca de la frontera de Nigeria el 21 de agosto de 1986, que desemboca en el valle de abajo. Esto eliminó el aire de oxígeno, llevando a 1.746 habitantes y 3.000 animales a la muerte.

Esto puede sonar como el argumento de una película de terror, pero para los miles de afectados, fue una verdadera pesadilla. Una erupción hidrovolcánica 400 años antes creó un cráter en el lago, donde grandes cantidades de dióxido de carbono se fueron formando a lo largo de los siglos. Los movimientos volcánicos continuaron kilómetros bajo la superficie, con el gas filtrándose en las aguas subterráneas para crear burbujas de CO 2 que estallaban en el lago, dice el Dr. George Kling, un biólogo de la Universidad de Michigan.

El problema con el CO 2 es que se acumula “como en una botella de refresco“, dice Kling. Nadie puede ver la presión que hay bajo la tapa – en este caso, el peso del agua – y obliga al gas a disolverse o ser sumergido. Pero cuando se elimina ese límite, explota como si abriéramos y sacudiéramos una botella de Coca-Cola, haciendo que aumenten las burbujas a la superficie y que una explosión gigante de CO 2 escape a la atmósfera.

Desencadenar la liberación de la presión puede ser tan simple como fuertes lluvias o un terremoto. En Nyos, algunas rocas y tierra fueron los posibles culpables, y Kling dice que encontró evidencia de un “deslizamiento de tierra muy grande y reciente” cuando visitó el lugar después de la catástrofe. El Dr. Isaac Njilah Konfor, un experto en gestión de desastres y aguas subterráneas de la Universidad de Yaoundé, en Camerún, dice que había informes de una semana de lluvia antes del suceso.

Afortunadamente, sólo hay tres lagos conocidos en todo el mundo con estas propiedades, y sólo dos de estas erupciones límnicas se han producido y registrado en la historia. La primera fue una explosión mucho más pequeña en el lago Monoun, también en Camerún, que mató a 37 personas. Sucedió dos años antes, casi el mismo día, sólo a 35 kilómetros de distancia del lago Nyos. Los vulcanólogos e ingenieros, dice Kling, han estado trabajando para eliminar el riesgo por CO 2 desde entonces a través de tuberías de 15 centímetros que bombean el gas.

Aunque es “poco probable”, según el Dr. Greg Tanyleke del Instituto de Camerún para la Investigación Geológica y Minera y el científico en jefe del gobierno que trabajan en el lago, el lago Nyos podría sufrir otra erupción mortal. La alerta por tal calamidad es un proceso continuo, dice. Kling añade que, a pesar de los esfuerzos para advertir a la gente y ayudarles a tomar “decisiones informadas”, muchos han regresado a sus hogares y tierras de cultivo ya que el suelo es fértil, y la agricultura es fundamental para su existencia rural.

Pero el CO 2 no es el único problema. También hay una presa natural raquítica hecha de ceniza volcánica y roca en una parte del cráter. Si se derrumba, los 39 metros superiores del lago podrían venirse abajo, causando una inundación que “llegaría a Nigeria” y pondría en peligro a 5.000 personas, dice Kling. Y lo que es peor, esto podría causar otro desequilibrio en el lago y posiblemente liberar el dióxido de carbono restante que sigue estando en la parte inferior. Esta “amenaza doblemente adversa”, como la llama Kling, está siendo tratada por un caro proyecto de fortalecimiento de la presa, pero es esencial que a punto de concluir.

Incluso aunque los lagos de Camerún no fueran una amenaza, los científicos tienen sus ojos en un lago mucho más grande en África Central, con características similares. El lago Kivu, que se encuentra en la frontera entre la República Democrática del Congo y Ruanda, es 1.600 veces más grande que Nyos y contiene 1.000 veces más gas. También se encuentra en la falla Albertina, en la que está soportando el aumento de la actividad volcánica. Esto, combinado con el hecho de que tiene los niveles de gas lo suficientemente altos como para matar a dos millones de personas a lo largo de sus costas si hay una erupción límnica, hace que Kling lo llame la “bomba de tiempo más grande del mundo”.

Fuente: OZY

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!