30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

Cuando pensamos en los animales lanzados al espacio, por lo general pensamos en primates, tales como el mono rhesus Albert II y el chimpancé Ham, pero ¿sabías que el primer animal en orbitar nuestro planeta fue en realidad un perro?

Laika era un chucho callejero que vivía en las calles de Moscú, pero fue elegida por el programa espacial soviético para realizar una aventura histórica que sentó las bases para las misiones tripuladas (la primero de los cuales fue completada por el astronauta ruso Yuri Gagarin en 1961).

Por desgracia para Laika, los científicos soviéticos no habían planeado su viaje de regreso, y fue finalmente sacrificada en nombre de la ciencia.




Tras el éxito del Sputnik 1, el primer satélite artificial, los soviéticos querían llevar a cabo una puesta en marcha aún más monumental para conmemorar el 40 aniversario de la revolución bolchevique.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

Los científicos soviéticos eligieron a Laika para ser enviada a la órbita de la Tierra.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

Creían que ella podría estar mejor preparada para el viaje que la mayoría de los perros, ya que como era una perra callejera, ya estaría acostumbrada a condiciones climáticas extremas y al hambre.

Como parte de su entrenamiento, se mantuvo a Laika en una jaula muy pequeña que era del mismo tamaño que la nave, el Sputnik 2. Se la colocaba con frecuencia en una centrifugadora, que simulaba los movimientos del cohete.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

El Sputnik 2 consistía en un generador de oxígeno, un ventilador, y poco más. Laika estaba provista de un gel para su nutrición suficiente para que le durase una semana completa.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal




Antes de su lanzamiento, uno de los científicos se llevó a Laika a casa para jugar con sus hijos. Él sabía que no tenía mucho tiempo de vida.

El Sputnik 2 fue lanzado el 3 de noviembre de 1957. Cuando se alcanzó la órbita, el cohete se deshizo de su cono correctamente, pero el control térmico no funcionó. Se cree que Laika murió entre cinco y siete horas después debido a un sobrecalentamiento.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

Inicialmente, los soviéticos afirmaron que humanamente habían sacrificado a Laika después de que comenzara a quedarse sin oxígeno. Pero no fue hasta 2002 que la verdadera causa de la muerte fue revelada. En 2008, se erigió un monumento en honor de Laika en el exterior de la instalación en la que se la entrenó para el vuelo.

30 años después de lanzar un perro al espacio, los científicos piensan ahora que fue un experimento brutal

Debido a la intensidad de la Guerra Fría, los medios de comunicación en general no estaban muy interesados en las cuestiones éticas respecto al envío de un perro al espacio sin pensar en traerla de vuelta con seguridad. No fue hasta 1998 – casi 30 años después del lanzamiento de Laika – que uno de los científicos detrás de la misión Sputnik 2 mostró remordimiento. Esto es lo que dijo:

Trabajar con animales es una fuente de sufrimiento para todos nosotros. Los tratamos como niños que no pueden hablar. Cuanto más tiempo pasa, más lo siento al respecto. No deberíamos haberlo hecho. No aprendimos lo suficiente de la misión para justificar la muerte del perro.”




La muerte de Laika es una prueba positiva de que no todo se puede justificar en nombre del progreso.

Fuente: Viralnova

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER VIRAL DIARIO

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido