Un terrible y raro cáncer está consumiendo su rostro. Lo que su esposo dijo acerca de su apariencia es desgarrador

Tambu Makinzi se enfrentó a una elección muy difícil. Sin cirugía, el cáncer raro que consumía su rostro acabaría con su vida en menos de tres meses. Sin embargo, la cirugía en sí era tan complicada que si fallaba, podría morir en la mesa de operaciones. Lo único que Makinzi sabía es que tenía que luchar – y seguir con vida – por su familia.

Un terrible y raro cáncer está consumiendo su rostro. Lo que su esposo dijo acerca de su apariencia es desgarrador

Como el Daily Mail informa, Tambu Makinzi, de 27 años de edad, estaba felizmente casada y era una nueva mamá cuando comenzó a tener fuertes dolores de cabeza. Entonces, su rostro comenzó a hincharse. Los médicos le diagnosticaron un condrosarcoma, una forma muy rara de cáncer de hueso, y empezaron con la radiación y la quimioterapia. Por desgracia, nada de eso funcionó. El tumor canceroso creció, comiéndose los huesos de la mandíbula, la nariz y el ojo izquierdo.

Un terrible y raro cáncer está consumiendo su rostro. Lo que su esposo dijo acerca de su apariencia es desgarrador

Con sólo unos meses de esperanza de vida, Makinzi salió de su casa en Sudáfrica para onsultar al profesor Iain Hutchinson, cirujano maxilofacial que trabaja para una organización de caridad llamada Saving Faces, dedicada a ayudar a personas con enfermedades faciales. La primera prioridad era extirpar el tumor – un delicado procedimiento en sí mismo, ya que estaba presionando el cerebro de Makinzi. Pero también sería necesario reconstruir su rostro utilizando un injerto de su propia piel. Hutchinson le advirtió que si el injerto no funcionaba, todo fallaría por completo y moriría.

La respuesta de Makinzi antes de la operación no mostró ningún signo de miedo, teniendo en cuenta las advertencias del médico. Makinzi sólo mostró determinación.

Todavía soy joven, no voy a dejar a mi hija. No voy a morir porque tengo una hija que necesita a su mamá “, dijo. “Soy una persona con determinación. Estoy luchando a mi manera. Sé que esto es sólo el principio, así que tengo que ser fuerte. El profesor Hutchison es mi última esperanza“.

Comenzaron la cirugía a las 10:30 am. Fueron nueve horas antes de que fueran capaces de eliminar el cáncer, un tumor de dos kilogramos que salió en una sola pieza, pero dejó expuesto el cerebro de Makinzi. En una operación que duró 25 horas y que llevó dos intentos para lograr un suministro de sangre de trabajo, el equipo de cirugía utilizó piel de la espalda de Makinzi y dos de sus costillas para reconstruir su rostro.

Un terrible y raro cáncer está consumiendo su rostro. Lo que su esposo dijo acerca de su apariencia es desgarrador

Makinzi fue llevada a cuidados intensivos, pero después de seis días, una de las cosas que su médico temía comenzó a suceder. El colgajo de piel utilizado para reconstruir su rostro comenzó a fallar.

Su vida todavía está pendiente de un hilo“, dijo el profesor Hutchinson al equipo de documentalistas que estaba grabando la historia de Makinzi. “Para mí es un desastre personal, el fracaso no sucede a menudo. Cuando esto ocurre hay que enfrentarse a el y tratar de encontrar maneras de evitar el problema. Si no se logra un sellado entre el cerebro y la cara y la boca todas las bacterias se introducirán en el cerebro, causando meningitis, encefalitis y posteriormente la muerte“.

La familia de Makinzi había recaudado el dinero para pagar su viaje al Reino Unido y los gastos de hospital, y el equipo quirúrgico había ofrecido su tiempo. Ahora, que más costes hospitalarios aparecían, sabían que tendrían que reiniciar los esfuerzos para la recaudación de fondos.

Un terrible y raro cáncer está consumiendo su rostro. Lo que su esposo dijo acerca de su apariencia es desgarrador

Makinzi regresó a la sala de operaciones, los cirujanos una vez más trabajaron para salvar su vida y lograr el injerto de piel necesario. Después de una segunda cirugía, fueron capaces de adjuntar otro colgajo de piel con un suministro de sangre de trabajo, pero el profesor Hutchinson admitió que todavía estaba preocupado.

Esta no es una situación normal“, dijo al equipo de filmación. “No voy a dormir bien esta noche, no voy a dormir bien hasta que no pasen siete días.

Esta vez, sin embargo, el injerto tuvo éxito. Después de tres semanas adicionales de recuperación, Makinzi era capaz de comer, hablar y estaba a la espera de ser dada de alta del hospital. Por primera vez en meses, ella fue capaz de hablar con su hija y su marido.

Nada ha cambiado, sigo siendo la misma Tambu“, dijo al equipo de filmación. “Si no fuera por Pearl, no creo que hubiera luchado tan duro. Me dije que tenía que hacer esto para mi hija. Mi esposo estaba allí conmigo cuando esto empezó y nunca ha dejado de estar a mi lado“.

Y mientras que para algunos el cambio de aspecto de Makinzi hubiera hecho que fuera difícil que su marido se adaptase, Peddy, sólo ve a la mujer de la que se enamoró.

Todavía veo la belleza en ella. Ella sigue siendo la Tambu que conocí, soy el hombre más afortunado por poder estar en su vida “, dijo.

Añadiendo, “Ella sigue siendo una persona hermosa, por dentro y por fuera”.

Desgarrador… desgarradoramente hermoso.

Fuente: Liftbump

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!