Para mantener caliente a un bebé prematuro los médicos lo envolvieron en la cosa más pequeña que tenían a mano

Probablemente usted no pensaría en una bolsa de sándwich como parte indispensable de la atención neonatal de emergencia, pero ese es el lugar exactamente donde Pixie Griffiths-Grant pasó los primeros momentos tras nacer, envuelta en una bolsa de sandwich transparente ordinaria, con la intención de que los médicos trataran de subirle la temperatura y salvar así su vida.

Para mantener caliente a un bebé prematuro los médicos lo envolvieron en la cosa más pequeña que tenían a mano




Como The Mirror informa, Pixie nació prematura con tan sólo 28 semanas, cuando una ecografía reveló que no estaba subiendo de peso. Aunque los médicos trataron de retrasar su nacimiento hasta que Pixie no alcanzara un peso más seguro, quedó claro que no estaba creciendo y se vieron obligados a realizar una cesárea de emergencia.

Para mantener caliente a un bebé prematuro los médicos lo envolvieron en la cosa más pequeña que tenían a mano

La niña era tan pequeña como la mano de su madre y pesó sólo 500 gramos al nacer. Tan pronto como Pixie nació, el personal médico de inmediato la pusieron y la envolvieron en una bolsa de plástico para mantenerla caliente y se apresuraron a cuidarla de forma intensiva.

Fue casual que tuvieran esa bolsa [de sandwich de supermercado] – era sólo lo que el quirófano tenía en ese momento“, dijo Sharon Grant, madre de Pixie.

Sharon dice que las primeras semanas de la vida de Pixie fueron una cuestión de supervivencia de hora en hora. Tan delicada era la salud de la recién nacida, que a Sharon no se le permitió abrazar a su hija durante los primeros 18 días debido a que Pixie perdía peso cada vez que se era recogida.




Para mantener caliente a un bebé prematuro los médicos lo envolvieron en la cosa más pequeña que tenían a mano

Incluso cuando Pixie se hizo más fuerte, el tiempo de estar con su madre tuvo que ser reducido al mínimo. A su padre, por ejemplo, sólo se le permitía sostenerla durante una hora cada dos días.

Fue increíble que sobreviviera, fue realmente traumático“, dijo Sharon, que describe los tres meses que pasó Pixie en una incubadora, la lucha contra las infecciones y las complicaciones de salud. “No paraba de estar enferma cuando le daban su leche y cada vez que se cogía perdía peso.

Después de dos meses, Pixie finalmente comenzó a hacerse más fuerte. Ahora, a los cinco meses de edad, Pixie ha ganado suficiente peso como para dejar el hospital y volver a casa por primera vez. Aunque pesa 3,400 kilos, sigue siendo tan diminuta como su nombre indica, pero ya no necesita oxígeno para respirar.

Para mantener caliente a un bebé prematuro los médicos lo envolvieron en la cosa más pequeña que tenían a mano




Según su madre, que Pixie esté en casa ha sido una experiencia increíble.

Cuando entramos por la puerta principal Pixie cobró vida. Estaba mirando todo el lugar y pudo ver lo que estaba pasando“, dijo Sharon a The Mirror. “Es tan bonito tenerla en casa; ha habido abrazos interminables y hay un montón de gente ansiosa de verla“.

Fuente: Liftbump

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!