Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación perdida de Siria

Cinco años después de la guerra en Siria, millones de personas han huido en busca de un lugar seguro para que sus familias puedan vivir.

El premiado fotoperiodista Magnus Wennman viajó por Europa y Oriente Medio para documentar cómo y dónde estaban viviendo los niños desplazados por la crisis de refugiados.




Lamar, 5 años, Horgos, Serbia

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Las muñecas, el tren de juguete, y la pelota se fueron; Lamar a menudo habla de estos artículos cuando le mencionan a su casa. La bomba lo cambió todo. La familia estaba en camino para comprar comida cuando fueron abandonados cerca de su casa. No fue posible vivir más allí, dice la abuela de Lamar, Sara. Después de dos intentos de cruzar el mar desde Turquía en un pequeño bote de goma, lograron venir hasta aquí, la frontera cerrada de Hungría. Ahora Lamar duerme sobre una manta en el bosque, asustado, congelado, y triste.

Abdullah, 5 años, Belgrado, Serbia

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Abdullah tiene una enfermedad de la sangre. Durante los últimos dos días ha estado durmiendo fuera de la estación central de Belgrado. Vio la muerte de su hermana en su casa en Daraa. “Él todavía está en estado de shock y tiene pesadillas todas las noches“, dice su madre. Abdullah está cansado y su salud no es buena, pero su madre no tiene dinero para comprarle medicinas.

Ahmed, 6 años, Horgos, Serbia

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Después de la medianoche, Ahmed se queda dormido sobre la hierba. Los adultos todavía están sentados alrededor, contando planes para encontrar la forma en que podrán salir de Hungría sin que las autoridades los detengan. Ahmed tiene seis años y lleva su propia bolsa durante las largas caminatas que hace junto a su familia. “Es valiente y sólo llora a veces por las noches“, dice su tío, que es quien cuida de Ahmed, ya que su padre fue asesinado en su ciudad natal Deir ez-Zor, al norte de Siria.

Maram, 8 años, Amman

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Maram, de ocho años, acababa de llegar de la escuela cuando un cohete cayó en su casa. Un pedazo del techo cayó justo sobre ella. Su madre la llevó a un hospital de campaña, y de allí fue trasladada por aire a través de la frontera con Jordania. El traumatismo craneal le causó una hemorragia cerebral. Durante los primeros 11 días, Maram estuvo en coma. Ella ahora está consciente, pero tiene una fractura de mandíbula y no puede hablar.

Ralia, 7 años, y Rahaf, 13 años, Beirut

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Ralia, de siete años, y Rahaf, de trece años, viven en las calles de Beirut. Son de Damasco, donde una granada mató a su madre y a su hermano. Junto con su padre, llevan un año durmiendo al aire libre. Se acurrucan juntos en sus cajas de cartón. Rahaf dice que tiene miedo de los “chicos malos”, y entonces Ralia empieza a llorar.




Moyad, 5 años, Amman

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Moyad y su madre tenían que comprar harina para hacer un pastel de espinacas. Cogidos de la mano, iban de camino hacia el mercado en Dar’a. Pasaron junto a un taxi en el que alguien había colocado una bomba. La madre de Moyad murió en el acto. El niño, que ha sido trasladado en helicóptero a Jordania, tiene metralla alojada en su cabeza, la espalda y la pelvis.

Walaa, 5 años, Dar-El-Ias

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Walaa quiere irse a su casa. Ella tenía su propia habitación en Alepo, nos dice. Allí nunca había llorado antes de acostarse. Aquí, en el campo de refugiados, llora todas las noches. Apoyar la cabeza en la almohada es horrible, dice ella, porque la noche es horrible. Fue entonces cuando los ataques ocurrieron. Durante el día, la madre de Walaa a menudo le construye una casita de almohadas, para enseñarle que no tiene nada que temer.

Ahmad, 7 años, Horgos / Röszke

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Incluso el sueño no es una zona segura; es el lugar donde se repite el terror. Ahmad estaba en casa cuando la bomba impactó en la casa de su familia en Idlib. La metralla le golpeó en la cabeza, pero sobrevivió. Su hermano menor, no lo hizo. La familia había vivido con la guerra durante varios años, pero ahora sin un hogar, no tuvieron otra opción. Se vieron obligados a huir. Ahora Ahmad es uno más entre los miles de refugiados tirados en el asfalto a lo largo de la carretera que conduce a la frontera cerrada de Hungría. Este es el día 16 desde su partida. La familia ha dormido en paradas de autobús, en la carretera, y en el bosque, explica el padre de Ahmad.

Shiraz, 9 años, Suruc

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Shiraz tenía tres meses de edad cuando fue atacada por una grave fiebre. El médico le diagnosticó poliomielitis y aconsejó a sus padres de no gastar demasiado dinero en las medicinas para la chica ya que “no tenía ni una oportunidad”. Luego vino la guerra. Su madre, Leila, empieza a llorar cuando describe cómo envolvió a la niña en una manta y la llevó a la frontera de Kobane en Turquía. Shiraz, que no puede hablar, recibió una cuna de madera en el campo de refugiados. Ella está allí. Día y noche.

Shehd, 7 años

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
A Shehd le encanta dibujar, pero últimamente todos sus dibujos trataban el mismo tema: las armas. “Ella las ve todo el tiempo, están por todas partes“, explica su madre mientras la niña duerme en el suelo junto a la frontera cerrada de Hungría. Ahora ella no tiene nada para dibujar. La familia no trajo ni papel ni lápices de colores con ellos. Shehd no juega. La fuga ha obligado a los niños a convertirse en adultos y a compartir la preocupación por lo que sucede. La familia ha tenido dificultades para encontrar alimentos durante su deambular. Algunos días, han tenido que conformarse con las manzanas que fueron capaces de recoger de los árboles a lo largo de la carretera. Si la familia hubiera sabido lo difícil que iba a ser el viaje, habrían optado por arriesgar sus vidas en Siria.




Amir, 20 meses, Zahle Fayda

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
Amir, de 20 meses, nació como refugiado. Su madre cree que su hijo estaba traumatizado en el útero. “Amir nunca ha dicho una sola palabra“, dice Shahana, de 32 años. En la carpa de plástico donde la familia vive ahora, Amir no tiene juguetes, pero juega con todo lo que puede encontrar en el suelo. “Se ríe mucho, a pesar de que no habla“, dice su madre.

Juliana, 2 años, Horgos, Serbia

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
A 34 grados de temperatura las moscas se arrastran sobre el rostro de Juliana y ésta se mueve con inquietud durante su sueño. La familia de Juliana ha estado caminando a través de Serbia durante dos días. Esta es la última fase de una huida que comenzó hace tres meses. La madre de la niña pone su fino chal sobre su hija que está en el suelo. A pocos metros de distancia de su lugar de descanso, se ve como un flujo interminable de personas están vagando. A finales de agosto Hungría atrincheró con alambre de púas a esta corriente de refugiados para excluirlos. Pero durante unos días más, aún es posible pasar a través de la ciudad fronteriza de Horgos. Tan pronto como llegue la noche, la familia de Juliana lo intentará.

Dara, 2 años, Azraq

Estas desgarradoras imágenes y sus terribles historias muestran la generación Perdida de Siria
A Fara le encanta el fútbol. Su padre intenta hacer bolas para ella arrugando cualquier cosa que puede encontrar, pero no duran mucho. Todas las noches, le da las buenas noches a Fara y a su hermana mayor Tisam, de 9 años, con la esperanza de que la mañana les traiga una pelota adecuada para jugar. El resto de los sueños parecen estar fuera de su alcance, pero no se dan por vencidos.

Todas las imágenes pertenecen a ©Magnus Wennman.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies