La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

Esperó a ser rescatada durante 30 largos años.

Fifi, una oso pardo siria, pasó sus primeros 10 años actuando en un zoológico de carretera en Pennsylvania. El zoológico cerró, pero Fifi se quedó atrás en su pequeña jaula. Durante los siguientes 20 años, ella y otros tres osos fueron encerrados en sus áridas celdas de hormigón en la atracción abandonada. Nunca pusieron un pie fuera, y mucho menos se involucraron en comportamientos naturales como correr o nadar.

El verano pasado, el dueño de Fifi finalmente decidió entregar a los osos. PETA fue notificada y acudieron al lugar. Lo que encontraron fue desgarrador.




La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

Después de décadas viviendo en su desvencijada jaula, Fifi estaba dolorosamente delgada. Su pelo era irregular y colgaba de su pequeño cuerpo; sus ojos estaban hundidos y perdidos.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

El vídeo de su rescate muestra a la anciana osa husmeando en los barrotes de su jaula, y parece tener dolores cuando se mueve; sus rescatadores descubrieron que tenía una artritis severa no tratada en sus patas traseras. Tanto ella como los otros osos fueron vistos balanceándose adelante y atrás, un signo de comportamiento estereotipado que los animales usan para hacer frente al estrés.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)




Y tal vez lo que es peor, a Fifi nunca se le había permitido que hibernarse – un importante ritual natural para que los osos estén saludables.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

Los cuatro osos sólo tenían unas pequeñas cajas de madera podrida para sentarse, pero no eran lo suficientemente grandes como para que los osos encajaran en ellas por completo – ni tenían una pared para protegerse de la nieve del invierno y el frío“, escribió Wild Animal Sanctuary en Facebook. “Su dueño pensó que no debían hibernar y se aseguró de que se mantuvieran despiertos cada invierno desde hace décadas (esto es extremadamente perjudicial para la salud de los osos y su bienestar).

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

El equipo de rescate no estaba seguro si la osa de 32 años de edad podría hacerlo. Pero sabían que tenían que tratarla, y trasladarla a la reserva de Colorado de Wild Animal Sanctuary.




La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

En sus primeros meses, ella recibió una dieta adecuada por primera vez en su vida. Tuvo espacio para correr y finalmente sintió la hierba bajo sus pies, volviendo finalmente a una semblanza de la vida natural que debería haber tenido todos esos años atrás.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

También descubrió el agua. PETA escribió que, tan pronto como fue puesta en libertad en su hábitat, fue “en línea recta hacia su nueva piscina… y rápidamente se sumergió en la que era probable que fuera la primera vez.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

Y demostró rápidamente que los temores de todos estaban equivocados. En cuestión de meses, con una dieta adecuada y espacio para correr libremente habían provocado un cambio notable en la osa que una vez estuvo enferma.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

Una foto tomada en diciembre muestra su extraordinaria transformación. Fifi está gorda y feliz mientras masca la fruta en su nuevo hogar y santuario, y parece un animal completamente diferente a aquella osa de ojos tristes y demacrados que el equipo de rescate vio cuando la encontraron.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

Y la transformación no era sólo física – Fifi y los otros osos han aprendido finalmente a hibernar. Pasaron el invierno pasado dormitando lejos, en sus nuevos espacios, quizá por primera vez en sus vidas, a pesar de que todavía salían de vez en cuando para comprobar cómo estaban las cosas.

La osa de los ojos más tristes esperó 30 años para que alguien la salvara

YOUTUBE/PETA (PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS)

Es muy normal que durante el primer año de un oso rescatado que éste trate de hibernar pero no lo consigan del todo, el comportamiento no se repetirá el segundo año, ya que dominarán el concepto“, dijo Wild Animal Sanctuary.

Después de su espera desde hace décadas, Fifi finalmente está teniendo la vida – y el sueño – que se merece. “Estamos encantados de ver lo grande y hermosa que está Fifi“, escribió Wild Animal Sanctuary.

Vea el vídeo del rescate de Fifi a continuación:

Si desea ayudar a cuidar a Fifi y a otros animales de Wild Animal Sanctuary, puede hacer una donación aquí.

Fuente: The Dodo

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!