La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

En la década de los años 60, los arqueólogos descubrieron una pequeña olla de barro llena de semillas en el enorme complejo de un palacio y templo del rey Herodes en Masada, Israel.

Ya que las semillas tenían unos 2.000 años, pasaron los siguientes 40 años en un cajón.

Es comprensible, todo el mundo pensó que una semilla de 2.000 años de edad, nunca podría crecer.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

Pero entonces, en 2005, la investigadora botánica Elaine Solowey decidió plantar una, sólo por curiosidad.

Asumí que los nutrientes de la semilla no estarían buenos después de todo ese tiempo,” dijo. “¿Como podía ser?

Para asegurarse de que las fechas eran tan antiguas, les hicieron la prueba de radiocarbono, y las semillas resultaron tener entre 1.995 y 2.110 años de antigüedad.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

Para sorpresa de todos, las semillas germinaron ocho semanas más tarde. Y todavía sigue creciendo,

La foto de arriba muestra la planta, que es llamada Matusalén debido a su antigua edad, aunque esta tiene alrededor de 3 años de edad. Las palmeras datileras crecen lentamente, pero sin pausa.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

Pronto, Matusalén superó su olla y tuvo que ser trasplantada fuera de su primera ubicación, el Instituto Arava de Estudios Ambientales en el Kibbutz Ketura en Israel.

Si se preguntas por qué lo llaman Matusalén es porque realmente él lo es.

Se trata de un árbol macho, y la primera palmera de dátiles de Judea que se cultiva en siglos. Lo que significa, sin embargo, que no producirá ningún fruto.

Elaine Solowey y los demás investigadores se preguntaron si sería complicado reproducir a Matusalén, ya que él es el único de su especie.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

Pero después de hacer algunas pruebas de genética, Solowey y su equipo descubrieron que Matusalén está estrechamente relacionado con una antigua variedad egipcia llamada Hayany que todavía crece hoy.

Solowey utilizó el polen de Matusalén para polinizar una Hayany hembra silvestre, y la feliz “pareja” pronto dio la bienvenida a un lote de dátiles al mundo – los cuales no se habían visto en siglos.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

La palmera datilera de Judea era una importante fuente de ingresos y orgullo cultural en la antigua Judea. Incluso apareció en las monedas romanas de la zona.

La reactivación de las plantas antiguas no sólo nos da una visión única de la historia, si no que también podría proporcionar nuevas plantas modernas con inmunidades, ayudando a que las poblaciones actuales sean más fuertes y más saludables.

La ciencia está aturdida al ver crecer un árbol bíblico extinto de unas semillas de 2.000 años

Hoy en día, Matusalén crece feliz y tiene unos 3 metros de altura. Los investigadores esperan que sea el instrumento que traerá de vuelta las antiguas palmas datileras de Judea, que fueron valoradas tanto por su sabor como por sus propiedades medicinales.

¿Comerías un dátil antiguo? ¿Qué opinas de traer de vuelta plantas extintas?

Háznoslo saber en los comentarios, y, por favor, COMPARTE esta historia increíble con cualquier persona a la que le gustaría experimentar la historia.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!