Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor…

Hace unos días Paulina Rybak experimentó la pesadilla de cada dueño de un perro.

Mientras caminaba a su Staffordshire Terrier, Boston, él se alejó y de repente desapareció.




Iba algo apartado de nosotros y después de unos segundos, no podíamos verlo“, relató a The Dodo. “Empezamos a buscarlo, pero no lo encontramos.

Paulina, quien tiene dos niños pequeños, estaba comprensiblemente preocupada. Y la familia estuvo más preocupada a medida que pasaban los días y no había ninguna señal de Boston. Viviendo en Londres, en medio de un gran tráfico, temían lo peor.

Pero a veces, con un poco de suerte y con la gente conectada a los medios de comunicación social, un perro perdido tienen una manera divertida de aparecer, en el lugar que menos te esperas.

Y la familia Rybak tuvo suerte. Tuvieron que esperar seis días, pero se reunieron con Boston.

Mira dónde Boston se presentó, y la forma en que llegó a su casa…




Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Cuando perdió a su perro, Boston, Paulina Rybak de inmediato llamó a su veterinario, que la puso en contacto con las autoridades locales. Le dijeron que se lo harían saber si lo encontraban.

Paulina y su familia tenían el corazón roto y estaban asustados.

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Casi al mismo tiempo que Paulina estaba haciendo llamadas frenéticas, esta foto apareció.




El conductor de un autobús Amos Paul Mak se sorprendió cuando descubrió un perro perdido, triste y muy confuso a bordo de su autobús una noche.

El perro parecía amable, pero estaba asustado y temblando.

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Mak recordó haber visto al perro subir al autobús con dos hombres, quienes aparentemente abandonaron el pobre chucho, bajando del autobús y desapareciendo.

Mak y sus colegas lo alimentaron y se quedaron con el perro, y publicaron su foto en los medios sociales.

Pronto, Internet era un hervidero de compasión por el perro, e ira en quien lo dejó allí.

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Mientras tanto, Paulina y sus hijos, y Filip y Zofia, estaban en casa devastados. “Me sentí muy, muy triste porque él es parte de nuestra familia“, dijo.

Pero entonces vio las fotos. ¡Ese perro triste y asustado del autobús no era otro que Boston!

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Pronto, el Consejo de Newham, que había estado en contacto con Paulina recuperó a Boston, trayendo a Boston de vuelta a su hogar y a su familia.

Estaba tan feliz, me puse a llorar“, dice Rybak. “Pensé que nunca lo volvería a ver.

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Boston terminó con una cálida bienvenida de Filip, de 8 años, y Zofia, de 3 años.

Era sólo un paseo normal en autobús hasta que el conductor lo ve por el espejo retrovisor...

Después de su aventura, lo primero que hizo Paulina fue conseguir un microchip para Boston.

De esa manera, si alguna vez vuelve a perderse, serán capaces de localizarlo inmediatamente. Este microchip es ahora requerido por ley para los perros en el Reino Unido.

¡COMPARTE la historia de Boston para mostrar que un simple post de Facebook puede reunir a una familia, y para difundir la información sobre el microchip!

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!