Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Sucedió el 31 de diciembre de 2013 en la ciudad ucraniana de Dnipro. Ruslan y Anastasia Odonec estaban celebrando una gran fiesta para recibir el Año Nuevo con sus hijos, sus amigos y sus padres. La nueva casa que habían deseado durante tanto tiempo tenía habitaciones para todo el mundo. Incluso tenía un gimnasio en la planta baja con una piscina. La noche empezó maravillosamente pero el final de la fiesta se convirtió en una pesadilla.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos




En un momento de la tarde, cuando Anastasia y Ruslan estaban en la cocina preparando la comida, su hijo Radomir, de cinco años de edad, y Alesya, de tres años, estaban jugando con un primo mayor. De pronto, los padres notaron que los niños estaban muy tranquilos. Ya no escuchaban esa risa contagiosa de Alesya que se podía oír por toda la casa. Estaba completamente silenciosa.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Ruslan comenzó a mirar por todas las habitaciones de la casa. Al final bajó al sótano, donde se encontró con un espectáculo horrible: su hija Alesya estaba sin vida en el fondo de la piscina.

Dio un salto a la piscina, recogió su cuerpo, y la dejó en el suelo. Alesya no respiraba. Anastasia bajó a la sala de deportes y cuando vio a su hija empezó a gritar. Luego se desplomó, inconsciente.

Los abuelos llamaron a una ambulancia mientras Ruslan intentaba revivir a Alesya. No había practicado nunca los primeros auxilios, por lo que trataba de imitar lo que había visto en las películas con la esperanza de que de alguna manera salvara a su querida hija. Presionó sobre su pecho una y otra vez, e intentó la reanimación boca a boca.




Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Finalmente, al cabo de diez minutos, aparentemente eternos, los paramédicos llegaron. El médico de urgencias empujó a Ruslan un lado y se inclinó sobre la niña. Pero sólo unos pocos minutos después de eso, Alesya fue declarada muerta. Ruslan cayó de rodillas y les rogó que hicieran algo, cualquier cosa, pero ellos ya estaban llamando para informar a la policía.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Ruslan no podía aceptarlo. No podía creer que su pequeño ángel desapareciera. Se arrodilló junto a ella y siguió tratando de resucitarla, presionando de nuevo sobre su pecho, aun cuando el médico le había pedido que “dejara de torturar el cuerpo muerto”. Él seguía bombeando aire en sus pulmones y presionando el pecho. Entonces, de repente, sintió una palpitación débil en su interior. Después de 40 minutos de haberla sacado del agua, su corazón comenzó a latir de nuevo.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos




El equipo médico no podía creerlo: la chica a la que habían declarado muerta estaba respirando de nuevo. Alesya fue llevada inmediatamente al hospital pues había entrado en coma. Los especialistas lucharon durante días para mantenerla con vida, mientras que Ruslan y Anastasia sólo podían seguir esperando.

Después, temiendo y preparándose para lo peor, el estado de Alesya se estabilizó y sus padres pudieron respirar de nuevo. Alesya fue llevada a una clínica especial en Moscú, donde recibió el tratamiento más moderno.

Dos semanas más tarde, Alesya al fin despertó. Al principio, los médicos no tenían muchas esperanzas de que se recuperase totalmente. Tenían miedo de que no pudiera hablar, ver, o moverse. Pero ya era un milagro que todavía estuviera viva, y que incluso hubiera salido del coma.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Entonces Alesya los sorprendió una vez más. Durante las siguientes semanas mostró una fuerza extraordinaria y poco a poco comenzó a hablar de nuevo. Pronto recuperó la vista y dio sus primeros pasos. Tardó algunos meses, pero al final Alesya se recuperó por completo.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

La sensacional historia conmovió a todo el país y Ruslan fue invitado a ser entrevistado en la televisión junto con Alesya. Todo el país celebró que el padre no renunciara a su hija y que tratara de darle una segunda oportunidad en la vida. La gente todavía le preguntan hoy sobre ella y Ruslan contesta con una sonrisa que Alesya está bien y crece bien.

Los médicos dijeron que dejara de “torturar” a su hija moribunda y acabaron sorprendidos

Gracias a su padre y a su propia e irreprimible voluntad de vivir, Alesya todavía está con nosotros y tiene toda su vida por delante. El amor de los padres por sus hijos es algo extraño y maravilloso. Tal vez es algo que realmente puede producir milagros …

¡COMPARTE esta emotiva y conmovedora historia con tus amigos!

Fuente: Hefty

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



NEWSLETTER VIRAL DIARIO

Recibe una dosis diaria en tu email

* requerido