Lo que hace el cadáver de una niña Santa está dando la vuelta al mundo. ¿Qué opinas?

El cadáver de una niña Santa está dando la vuelta al mundo. ¿Crees que es falso o no?

Gracias a la costumbre de los antiguos egipcios de momificar a sus muertos, la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a ver un cuerpo bien conservado que tiene cientos de años. Lo que nunca hemos visto, sin embargo, es que uno de estos cuerpos momificados se comporte como si estuviera vivo.




Reciéntemente un vídeo se ha hecho viral y está dando la vuelta al mundo. Se trata de las imágenes de los restos momificados de la niña Santa Inocencia tomadas en la Catedral de Guadalajara en México y que muestran a la niña momificada de 300 años de edad, y cómo en un momento dado parece abrir sus ojos (siempre cerrados) frente de la cámara.

Inocencia fue violentamente acuchillada hasta la muerte por su padre por haber tomado ella misma la decisión de comulgar sin su permiso, por su devoción la hicieron santa y trasladaron su cuerpo a la catedral donde había comulgado, desde entonces se preserva su cuerpo como testimonio de su inquebrantable devoción religiosa.

Ahora juzga tú mismo el suceso grabado ante la propia Santa Inocencia y cuéntanos si te parece falso o no.

Es difícil saber si este material es el resultado de efectos digitales, pero la idea de que una niña que lleva muerta tres siglos y que actua como una persona viva nos parece algo exagerado. Por suerte, tienes todas las pruebas que necesitas para decidir por ti mismo.




¡Comparte este extraño vídeo con tus amigos!

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!