Este abuelo enfermo se despierta por los gritos de su nieto y se da cuenta de la SORPRESA

Este abuelo enfermo se despierta por los gritos de su nieto y se da cuenta de la SORPRESA

No hay nada peor que sentir la falta alguien y no tener forma de llegar hasta esa persona.

Ya sea que simplemente no te lo puedes permitir en este momento, o que no es el momento adecuado para hacer un viaje, pesa mucho en tu corazón no poder ver a un ser querido.




Para este abuelo que vive en Alemania, los problemas de salud estuvieron impidiendo que hiciera sus viajes bi-anuales para ver a su familia, que incluye a su hija y a su adorable nieto.

Todos ellos llevaban mucho tiempo sin verse, pero hasta que no fuera autorizado para hacer un viaje en avión de nuevo, no parecía probable que a corto plazo volvieran a reunirse de nuevo.

¡O por lo menos eso es lo que el abuelo pensaba!

Su hija planeó en secreto una visita sorpresa, en la que la abuela estaba involucrada, para que todos pudieran estar juntos de nuevo.

Cuando la madre y su hijo entran en la casa, se encuentran con el abuelo dormido en la cama.




Pero en lugar de despertar suavemente a su abuelo, el niño deja escapar una fuerte voz y sobresalta al hombre dormido. Este parece confundido durante una fracción de segundo por la interrupción de su siesta.

Pero no pasa mucho tiempo antes de que abrace feliz a su nieto. La alegría en su rostro realmente no tiene precio.

Es tan sorprendente ver el amor en todas sus caras en la reunión sorpresa.

¡Por favor, COMPARTE este emotivo momento si dibujó una sonrisa en tu cara!




¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!