Estimado visitante de SeaWorld (y otros parques marinos): le están MINTIENDO

Estimado visitante de SeaWorld (u otros parques marinos): le están MINTIENDO

Historia de Annie Huang para The Dodo.




Yo tenía 9 años y una curiosidad imparable cuando mi familia visitó SeaWorld, Orlando (EEUU), durante las vacaciones de primavera. Nos quedamos encantados con los anuncios extravagantes del parque, llenos de multitudes entusiastas, niños riendo y orcas generadas por ordenador saltando por encima de las nubes. Al igual que muchos en ese momento, antes de que “Blackfish” o incluso “The Cove” expusieran los horrores del cautiverio de orcas y delfines, no era consciente de las diferencias entre la vida en el océano y la vida deplorable en un tanque. Gracias a Dios, que sería la última vez que no lo sabía.

Salí del estadio principal con el corazón encogido. No sabía su nombre en ese momento – sólo que la mayor orca en cualquiera de las ubicaciones individuales de SeaWorld se llamaba Shamu -, pero había visto una actuación de Tilikum, la más grande de las ballenas en cautividad del mundo, arrancada de Islandia en 1983. Durante el show, vi miseria en sus ojos, una desesperación silenciosa que hizo un eco en el estadio más fuerte que cualquier canción pop que sonaba a través de los ensordecedores altavoces. Me vienen imágenes a mi mente: la forma en que Tilikum salpicó su cola cansada contra la superficie del agua, un agua que olía a cloro concentrado en lugar de a sal; la forma en que sus aletas peladas, cuando tendrían que ser rígidas y elegantes para navegar por el mar; la forma en que lanzó su cuerpo de seis toneladas a la plataforma de la parte delantera de la piscina, el agrietamiento de la boca abierta, sin emitir ni siquiera un chillido saludable. Sabía que esa ballena estaba rota.

Así que cuando vi a la entrenadora apoyada en la entrada del estadio, con su silbato de plata y su traje de neopreno, me sentí aliviado. Iba a obtener información fiable sobre estas orcas, iba a obtener información de alguien que trabaja codo con codo con ellos todos los días, pensé.

No podía estar más equivocada.

Disculpe“, le dije. “¿Sabes cuánto tiempo viven las orcas en el océano?




Los ojos de la muchacha y su sonrisa, tan brillante y obligada como el sol del mediodía, se desvanecieron. Inclinó la cabeza lejos de mi mirada y puso las manos en las caderas. Después de darle vueltas a su respuesta, me respondió como si fuera ella la que preguntase.

Oh, no lo sé. ¿Tal vez diez o veinte años?

¿En serio?“, le pregunté de nuevo.

Su sonrisa reapareció.

¡Sí, siempre y cuando las ballenas vivan aquí en Orlando!




Fue suficiente para saber que estaba mintiendo.

¿Por qué la ballena más grande tienen las aletas flexibles?

¡Nació de esa manera! De hecho, alrededor del 20 por ciento de las orcas salvajes se le caen las aletas“.

De nuevo con el veinte. Reprimí las ganas de preguntar a la entrenadora si esa cifra era para acallar a los clientes curiosos. Le dije adiós y me fui corriendo lejos con mis padres, me fui del parque con más miedo del que tuve cuando había acabado el show.

El viaje por carretera de regreso sigue siendo el peor de mi vida. Había vomitado ocho veces dentro y fuera de la camioneta de mi padre. Tal vez fue algo que me sentó mal en el estómago por el exceso de comida china para llevar, o tal vez fue el peso de saber que mi familia había formado parte en una crueldad animal. Escribiendo esto, tengo que pensar que fue lo último; Seis horas más tarde, mientras miraba la investigación improvisada que había hecho en la oficina de mi casa, mi náusea empeoró.

Los machos pueden vivir hasta los 50 a 60 años de edad, las hembras hasta los 100“, leí.

Las orcas machos salvajes, viven 30 años de promedio. Eso es veinte años más lejos de los “diez” iniciales de la entrenadora de Orlando. La diferencia entre la vida de las orcas machos y hembras es tan grande que el analfabetismo de la entrenadora sobre el tema era ridículo. Pero, ¿se inclinan las aletas de Tilikum porque “nació de esa manera”? Es muy poco probable. A menos del 1 por ciento de todas las orcas salvajes se le han “caído” las aletas, y las pocas poblaciones que presentan ese rasgo es por soportar intensos combates entre machos. En las aguas de Nueva Zelanda, el 23 por ciento de los machos locales exhiben magulladuras y aletas dorsales colapsadas por esas peleas, pero están a miles de millas de distancia de las orcas capturadas que hacen de artistas en Orlando. Tilikum, Keto, y otras orcas de los parques marinos tienen, literalmente, 100 veces más probabilidades de estar estresadas, enfermas y ser muy agresivas debido a la cautividad.

Todo esto significa simplemente una cosa: el gasto de dinero para ver orcas en SeaWorld, es dinero traidor. SeaWorld afirma que sus orcas son “embajadores” de sus familiares en el medio salvaje. Pero si el aspecto, la longevidad y el bienestar de los familiares se distorsionan con el fin de ocultar el sufrimiento de sus embajadores, esta afirmación está injustificada. La compra de entradas para un parque marino defiende no sólo la explotación de animales, sino también la decepción del público.

No deje que SeaWorld y otros parques marinos siguan mintiendo a su costa. Vea los animales marinos en sus hogares naturales a través de avistamientos responsables. Centavo a centavo, se acercará a la rehabilitación, la liberación y la redención de las ballenas rotas detrás del cristal.

Fuente: The Dodo

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Ver detalles

CERRAR

Nuestra misión es la de compartir historias que nos importan. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estas historias. ¡Gracias!