Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

¿Dónde está la línea entre una afición sana y una obsesión enfermiza? Como en el caso de muchos trastornos, puede comenzar con lo que una persona ve (o no ve) cuando él o ella se ve en un espejo. Al igual que este hombre, que se mira a sí mismo y ve a alguien lleno de defectos y que no es “suficientemente grande”.

Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

Crédito imagen: Screen Shot/YouTube




Para el observador ordinario, tales pequeñeces parecen absurdas. ¿Por qué ese profundo sentido de insatisfacción con su apariencia? Sin embargo, como la BBC informa, él es uno del 10% de los hombres que van al gimnasio y sufren de dismorfia muscular, más conocida como “vigorexia”. La dismorfia muscular es una forma de trastorno dismórfico corporal que causa que alguien se vea a sí mismo con poca masa muscular, no importa cuán grande que sean sus músculos en realidad.

Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

Crédito imagen: Screen Shot/YouTube

La “Vigorexia” no se limita a los hombres – las mujeres también pueden sufrirla -, aunque es difícil saber cuántas personas están afectadas, ya que se tiende a no denunciarse. Y debido a que la línea entre la afición y la obsesión puede ser tan difícil de discernir, los que la padecen a menudo no reciben tratamiento, lo que a veces tiene consecuencias devastadoras.

Hay miles y miles con ella, están excesivamente preocupados por su apariencia, tienen muy baja autoestima, y ​​también se sienten muy ansiosos y muy preocupados“, dijo Rob Willson, Presidente de la Fundación de trastorno dismórfico corporal, a la BBC .

A veces las personas pueden llegar a estar muy deprimidas y sin esperanza e incluso puede llevarles al suicidio“.




Sin embargo el suicidio no es el único peligro. La presión para ser “más grandes y más fuertes” puede llevar a los enfermos a poner sus cuerpos en un gran riesgo, incluyendo el abuso de esteroides.

Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

Crédito imagen: Screen Shot/YouTube

Eso es precisamente lo que le sucedió a Oli Loyne, que comenzó a tomar esteroides a los 18 años como parte de su interminable búsqueda para ser “más grande”. Su madre, Sarah, cree que la dismorfia muscular de Oli fue provocada por la inseguridad de su baja estatura.

Medía 1,58 m. Él no tenía altura y quería hacer que su cuerpo fuera tan grande como pudiese“, dijo.

Cuando tenía 19 años, Oli había sufrido dos ataques al corazón y un derrame cerebral, provocados por su entrenamiento excesivo y el uso de esteroides. A pesar de la clara indicación de que estaba dañando su cuerpo, Oli no renunció a su obsesión por el físico perfecto.




Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

Crédito imagen: Screen Shot/YouTube

Cuando tenía 20 años, tuvo un tercer ataque al corazón que le quitó la vida.

Simplemente no conseguí ver a través de él. No conseguí ver lo que estaba haciendo a su cuerpo“, su madre dijo entre lágrimas a la BBC. “Era como ‘necesito parecerme a la imagen que tengo en mi cabeza. Tengo que verme grande’“.

Los síntomas de la dismorfia muscular incluyen:

  • Una rutina de gimnasio obsesiva, incluyendo una necesidad compulsiva de hacer ejercicio y pánico después de perderse una sesión de gimnasio planificada.
  • También puede hacer que dicha fijación por el ejercicio se tenga incluso mientras se encuentra lesionado.
  • El uso o el abuso de los esteroides anabólicos, suplementos o el consumo constante de batidos de proteínas.
  • La obsesión por la apariencia física, especialmente en alguien que pasa una cantidad excesiva de tiempo examinando su cuerpo en el espejo.
  • Irritabilidad, depresión, ataques de ira, y / o manía.
  • Pasar más tiempo en el gimnasio y entrenamientos que con la familia, amigos, trabajo, o relaciones.

La Fundación trastorno dismórfico corporal aconseja que aquellos que potencialmente pueden estar sufriendo de trastorno que busquen ayuda. Además, recomiendan no participar en el propio desorden de la persona, y ofrecer directrices sobre la forma de cambiar cualquier hábito potencialmente desfavorable.

Este hombre estaba obsesionado con el culturismo, y no vio en el espejo lo que estaba sucediendo en realidad

Crédito imagen: Screen Shot/YouTube

Es difícil decir cuál es la causa vigorexia. Algunos teorizan que puede estar relacionado con la química del cerebro o la experiencia de la vida; por ejemplo, los que fueron intimidados como niños por su apariencia podrían ser más propensos al trastorno. Con sus similitudes con la anorexia y otros trastornos de la imagen corporal, sin embargo, Rob Willson también piensa que los medios de comunicación y la presión social pueden desempeñar un papel potenciador.

Estamos viendo un aumento de la presión sobre los hombres para que miren su aspecto muscular, tengan una espalda en forma de ‘V’ y tengan unos abdominales “six-pack”“, dijo Willson a la BBC.

Dice que estas presiones – que son comúnmente señaladas como causas de problemas de anorexia en el cuerpo femenino – pueden ser aún peores para los hombres.

Una de nuestras teorías es que en realidad podría ser que las mujeres se han acostumbrado un poco y estan mejor preparadas que los hombres para hacer frente a todas estas imágenes y estas presiones. Y que los hombres probablemente va a tener que ponerse al día en términos de hacer frente a la presión para lucir un determinado aspecto físico”.

¿Es cierto que las mujeres están mejor preparadas para hacer frente a la presión cultural por su aspecto, o es una indicación de una tendencia social preocupante, en el que los medios de comunicación promueven, en igualdad de oportunidades, la creación de imágenes corporales irreales? ¿Qué piensas?

Fuente: Liftbump

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!



Las mejores historias virales
en tu email

Suscríbete y recibe las mejores historias virales en tu email

Tu E-mail (requerido)